Social Icons

lunes, 10 de diciembre de 2007


La luna logró entrar esta madrugada por mi ventana
como un reflejo tímido,
frío…
lúgubre

El silencio era el canto de mis almas en pena que deambulan,
que lloran,
susurran
y extrañan las sombras

El olor a nardo está todavía entre mis sábanas
y no me explico cómo sobrevive en esta tumba
por que no hay latidos
no hay savia,
no hay aire…
no hay ser